Saber que en 1594 se fundó como misión jesuita, puede dar una idea del generoso legado histórico, artístico y cultural que ofrece este lugar de gentes que hablan un dialecto de lengua cahita o donde habitan los indios mayos o mocoritos. Cuna de hombres y mujeres ilustres que ofrendaran su vida, talento y sabiduría por esta tierra que los vio nacer, Mocorito te da la más afectuosa bienvenida.

Con un patrimonio arquitectónico que tan sólo en el primer cuadro concentra 80 casonas y monumentos, el paseo cultural lo encabeza el ecléctico Templo de la Purísima Concepción, cuyo interior resguarda 14 grabados del siglo XVI. Al frente de éste, la adoquinada Plazuela Hidalgo (antiguo atrio y camposanto) refresca el panorama entre palmeras y árboles frutales. No pasan desapercibidas la Escuela Lic. Benito Juárez (en el pasado Casa de los Diezmos y cárcel), la Presidencia Municipal con su descriptivo mural Granito de Oro, la Casa de las Diligencias, la Hacienda de la Familia Riveros, y el Hotel Inzunza, entre muchos otros edificios.

Mocorito está colmado de espacios que ansían relatar su pasado; otro ejemplo de ello es el Museo de Historia Regional, que alberga vestigios paleontológicos y arqueológicos encontrados en la región (huesos de mamut, utensilios de piedra, piezas de barro, etc.), así como una interesante colección pictórica y objetos antiguos de uso común. Y si de personajes distinguidos se trata, la Plaza Cívica Los Grandes de Mocorito rinde un homenaje escultórico a tres de sus hijos ilustres: la heroína y sierva de la patria doña Agustina Ramírez, el Lic. Eustaquio Buelna y el Gral. Rafael Buelna Tenorio. 
El entusiasmo es parte del espíritu mocoritense, y se acentúa cada mes de diciembre con las Fiestas de la Purísima Concepción, que se alegra con música, juegos pirotécnicos y antojitos. Muy esperadas son también las Fiestas Patrias con su palo encebado y desafiantes toritos, así como su animado Carnaval con su desfile de disfraces y carros alegóricos.

Reconocida por su originalidad, la gastronomía regional tiene sabrosos representantes en el chilorio, el chorizo y las palomas; en sus bizcotelas, coricos, empanadas, suspiros, mestizas y panes de trigo y garbanzo. Por si algo faltara, el jamoncillo de Mocorito es el más rico postre.

 

 

Atractivos turísticos:

1- Templo de la Purísima Concepción, cuyo interior resguarda 14 grabados del siglo XVI.

2- Plazuela Hidalgo. Antiguo atrio y camposanto refresca el panorama entre palmeras y árboles frutales.

3- Presidencia Municipal. Con su descriptivo mural Granito de Oro, la Casa de las Diligencias, la Hacienda de la Familia Riveros, y el Hotel Inzunza, entre muchos otros edificios.

4- Museo de Historia Regional. Alberga vestigios paleontológicos y arqueológicos en la región (huesos de mamut, utensilios de piedra, piezas de barro, etc.), así como una interesante colección pictórica y objetos antiguos de uso común.

5- Plaza Cívica Los Grandes de Mocorito. Rinde un homenaje escultórico a tres de sus hijos ilustres: la heroína y sierva de la patria doña Agustina Ramírez, el Lic. Eustaquio Buelna y el Gral. Rafael Buelna Tenorio.